25 mayo 2010

 

XV Congreso WFOT (II): “La necesidad de una terapia anti-neoliberal”

Invitar a Manfred Max – Neef (en la foto) a realizar la conferencia inaugural del XV Congreso Mundial de Terapia Ocupacional resulta una apuesta “radical” por hacer, por pensar las cosas desde otros puntos de vista. Haciendo un símil cercano, sería algo así como si las próximas Jornadas Estatales organizadas por APETO contasen con Carlos Taibo como principal conferenciante. El chileno comienza disculpándose aún siendo consciente del objetivo de la invitación que le ha cursado la organización del congreso, “Soy terapeuta de la economía -dice con su impresionante figura desde la tarima de congreso ante más de 2000 personas- que es una enfermedad muy profunda”. Max – Neef, ahora rector de la Universidad Austral (situada en la bella ciudad de Valdivia), se hizo especialmente conocido en el mundo intelectual tras ser galardonado con el denominado Premio Nobel Alternativo por sus teorías acerca del Desarrollo a Escala Humana. Con posterioridad llegaría a presentarse a las elecciones a la presidencia del país sudamericano. Sus palabras tratan de poner el marco, de incitar al compromiso a los delegados procedentes de lo más diversos países del mundo.

Era el principio de un congreso que promete no ser un evento más. No puede serlo. Significa mucho más. Es el primero que se realiza en un país del Sur, precisamente en Latinoamérica (con todo lo que esto supone) y precisamente en Chile (con la historia de resistencia y lucha por los derechos humanos que arrastra). Es el primero que se realiza en un contexto alejado de los habituales focos de producción de conocimiento de la profesión situados en el norte anglosajón (el anterior congreso se realizó en Londres y el siguiente se trasladará a la ciudad japonesa de Yokohama). Es el primero que se realiza de manera bilingüe en castellano e inglés. Es el primero que se va a hacer eco y va a poner el foco en los derechos humanos, en la intervención social, en las prácticas comunitarias. Va a ser un congreso que apueste por la Justicia Social, con mayúsculas, lo que trasladado a nuestro ámbito ha venido en denominarse como “Justicia Ocupacional”, entendiendo por ella la "Igualdad de oportunidades y recursos que permitan la participación de las personas en ocupaciones significativas" (Wilcock y Townsend, 2000).

No era, por tanto, una casualidad que Max – Neef comenzase hablando de la necesidad de cambiar nuestro caduco sistema económico y que marcase una serie de principios que deben estar entre los pilares fundamentales de ese nuevo marco:
1) La economía está para servir a las personas (y no las personas a la economía).
2) El desarrollo tiene que ver con las personas (y no con los objetos).
3) Ninguna economía es posible al margen de los recursos. Éstos son limitados, perecederos y han estado sometidos a la codicia y estupidez humana.
4) El crecimiento permanente es imposible.
5) Ningún interés económico puede estar por encima de la vida.

En el tejado de los más de 2000 asistentes (entre delegados, estudiantes, organizadores y colaboradores) queda la labor tomar conciencia de la repercusión que han tenido, tienen y tendrán sobre nuestra disciplina (traspasada por el Capitalismo más encarnizado) los sobrecogedores datos macro y micro económicos desplegados en el análisis de Max – Neef y construir puentes para hacer valer sus postulados económicamente humanos, en la construcción de una Terapia Ocupacional comprometida con la Justica Ocupacional y los Derechos Humanos.

Texto: Daniel Emeric Méaulle // Pablo A. Cantero Garlito; Foto: Daniel Emeric

Etiquetas: ,


Tu comentarios:
Gracias por compartir la experiencia y hacerla llegar a todos los T.O. que no estuvimos!. un abrazo!

Marta C.
 
Muchas gracias a tí, Marta, por leernos.

Un abrazo grande y fuerte
 
Publicar un comentario

El enlace a este texto:

Crear un enlace



<< Vuelve atrás

This page is powered by Blogger. Isn't yours?