11 mayo 2008

 

Un terapeuta ocupacional gana el concurso al contrato más precario

Pablo tiene 35 años, es diplomado en Terapia Ocupacional, una formación que obtuvo en Madrid, donde inició su periplo laboral en una profesión que él mismo califica de «poco reconocida». En el año 2004, el amor le trajo a Palencia, una ciudad donde encontrar trabajo en lo suyo era, si cabe, más difícil, «a pesar del porcentaje de población envejecida que hay en Castilla y León», señala.

En la actualidad, con una pareja y un bebé, tiene contratos con cuatro empresas, tres de ellas residencias de ancianos, dos privadas y una pública, y es precisamente esta última con la que Pablo tiene, desde hace tres años, un contrato de una hora y media a la semana.

Más en Un premio no deseado

Etiquetas:


Tu comentarios: Publicar un comentario

El enlace a este texto:

Crear un enlace



<< Vuelve atrás

This page is powered by Blogger. Isn't yours?