03 julio 2011

 

Silencios

"El niño sin voz tiene tendencia al saludo. Cuando paseas con él y se cruza con alguien, a menudo extiende su brazo hacia el desconocido y emite un ligero gemido: aaaaaaaaaaa... Esto es todo lo que puede decir. Las respuestas son muy variadas, desde quien le habla y tiene hacia él un gesto cariñoso o compasivo hasta quien lo ignora deliberadamente y hace como que no lo ve. Nunca te acostumbras a esa indiferencia forzada y un día estallas. El niño sin voz ha saludado a un chico sentado en un portal, un adolescente que mira sin decir nada. El niño sin voz insiste y el chaval, nada de nada. Te duele. Te irrita. Te cansa. Te vuelves y le recriminas su silencio, le reprochas su indiferencia, descargas sobre él la rabia acumulada por todos los que durante años han ignorado al niño sin voz. Y el adolescente, con cara de estupor y haciendo un grandísimo esfuerzo, saca de lo más profundo de su garganta un sonido casi ininteligible y a duras penas dice: Sssssoy sssssordo".


Miguel Mena: Piedad (2008)

Etiquetas:


Tu comentarios:
Buenas tardes! soy estudiante de TO y me ha parecido muy interesante todo lo que usted a explicado sobre las organizaciones de TO y valoro mucho que alguien escriba sobre la terapia ya que en este país desgraciadamente somos pocos conocidos.
En clase me han mandado como trabajo encontrar todas las organizaciones internacionales de TO y creo que aún me faltan algunas ¿me podría decir usted cuántas existen?
 
Publicar un comentario

El enlace a este texto:

Crear un enlace



<< Vuelve atrás

This page is powered by Blogger. Isn't yours?