08 septiembre 2009

 

Entrevistamos a Alberto León

Uno de los aspectos más positivos de las entrevistas de El Diario de AEXTO es la posibilidad de encontrarte en el camino profesional (y, a veces, personal) con profesionales tan interesantes como Alberto León.

Muy joven. Sólo 24 años. Pero con una sólida y coherente trayectoria. Estudió en la complutense y decidió formarse en Integración Sensorial por la University of Southern California y Wester Psychological Services.

Su compromiso con la Terapia Ocupacional le llevó a retomar la Asociación de Alumnos y en la actualidad es candidato a la presidencia de la Asociación Española de Integración Sensorial.

Trabajó en la Asociación de Esclerosis Múltiple del Campo de Gibraltar, en el Colegio de Educación Especial “Virgen del Amparo” y en la Asociación Nuevo Futuro en un recurso de Acogida Inmediata. Ahora dirige el Centro de Terapia Infantil RETOS.

¿Cómo llega Alberto León a la Terapia Ocupacional?


Al empezar bachillerato, sobre el 2001, comencé a buscar información, sobre cómo continuar mis estudios. Muchos años como voluntario en un Centro de Día para menores en exclusión social, me inclinaban hacia disciplinas socio-sanitarias y educativas… en esos momentos de indecisión, en los cuales la idea de continuar con mi carrera musical, también andaba rondando por ahí, unos amigos de mi familia, me dijeron que su hija estudiaba Terapia Ocupacional. Nadie supo explicarme lo que era realmente, así que tras reunir todas las opiniones e información que pude sacar, me quedó claro que, era la única carrera que me llamaba la atención; los títulos de las asignaturas me convencían, y la incertidumbre sobre el desempeño profesional hizo decidirme a elegir Terapia Ocupacional como única apuesta de futuro.

Durante el tiempo que estuviste como trabajador del Centro de Acogida de Menores de la Asociación Nuevo Futuro tuviste la oportunidad de poner en marcha diferentes programas especialmente novedosos. ¿Qué nos puedes contar de esa etapa?

Enriquecedora, es la mejor definición que se me ocurre para esta etapa de mi vida tanto profesional como personal. Fue un tiempo de trabajo duro y agotador, pero vivenciar procesos como una adopción, tener en tus brazos a un bebé de 7 días que padece de síndrome de abstinencia neonatal, presenciar la pérdida de la tutela de uno o todos los hijos, y un sinfín de experiencias más, me hizo entender, al fin, cómo el contexto social del ser humano, es un fuerte componente en el desempeño óptimo de la vida diaria.

Como T.O. me propuse un objetivo general, que los menores mejoraran su calidad de vida, “un objetivo típico y utópico”, decían mis compañeros, pero una vez más la visión holística de la persona, uno de los pilares de nuestra disciplina, fue la que fundamentó este objetivo y me dio las herramientas necesarias para llevar a cabo mi intervención como Terapeuta Ocupacional. Este hecho también me enseñó que es imposible, plantearte metas como mejorar la calidad de vida, o el desempeño ocupacional de una persona, vistas solo desde una perspectiva puramente asistencial (como proporcionar alimentos, vestimenta y cama) o pedagógicas.

Con respecto a los programas de intervención, puse en marcha un proyecto de Atención Temprana destinado a los menores residentes en el Centro de entre 0 y 6 años. El proyecto lo fundamenté casi de forma completa, en el contenido del Libro Blanco de Atención Temprana el cuál expone que los niños en desamparo y exclusión social deben introducirse en dichos programas ya que el desamparo, está considerado como el factor de riesgo que más afecta a la mortalidad perinatal aguda y a la morbilidad perinatal a largo plazo.

Los menores que se incluían en este proyecto, eran valorados por la psicóloga del centro, utilizando la escala Brunet-Lezine revisado, como Terapeuta Ocupacional me encargaba de valorar e interpretar los aspectos motores del test. Una vez realizada la valoración, el equipo formado por una puericultora, dos educadores sociales, un logopeda, una psicóloga, una trabajadora social y un terapeuta ocupacional, desarrollaban un programa de intervención teniendo en cuenta los resultados del test. Como T.O. me ocupaba del tratamiento postural de los bebés en la cuna, y de las adaptaciones pertinentes en biberones, cubiertos, vestido, etc. Además del desarrollo de los componentes sensorio-motores, y de la conducta de apego, muy afectada en niños en desamparo social, para los que empleé modelos teóricos como el de Integración Sensorial de Jean Ayres, psicomotricidad vivenciada o método de Acouturier, e incluso conceptos de Modificación de Conducta (ABA) en colaboración con la psicóloga.

Además del programa de Atención Temprana, el cual tuvo una acogida estupenda por parte del equipo directivo del Centro, desarrollé un programa de Manejo del Ocio y el Tiempo Libre, destinado a los menores de entre 7 y 17 años, en el que debían diferenciar sus preferencias a la hora de realizar actividades de ocio y tiempo libre, para que en horas extraescolares participaran de actividades como deporte, idiomas, informática, fotografía y diversos talleres que se desempeñaban fuera del Centro y por organizaciones independientes a Nuevo Futuro.

Ya por último, colaboré en la redacción del Proyecto de menores embarazadas, ya que este recurso iba a ampliar sus plazas para acoger a menores en dicha situación. Como T.O. desarrollé un programa de Reestructuración de las AVD, en el cual las chicas organizaban su tiempo para saber atender a sus hijos, al mismo tiempo que a sí mismas, y así ir desarrollando el nuevo rol, que iban a desempeñar a partir del nacimiento de su hijo/a.

No te has quedado quieto a lo largo de todo este tiempo y decidiste en un determinado momento poner en marcha un centro propio y ser tu propio jefe. ¿Cómo os lanzasteis a esta aventura? ¿Cómo ha sido la experiencia?

Dejadme decir que el pasado día 1 de septiembre RETOS, cumplió su primer aniversario. Este proyecto nace de la ilusión más que del saber, de dos Terapeutas Ocupacionales que descubren la pediatría, como la mejor forma de desarrollar nuestra disciplina. Aunque solo encontraba empleos en geriatría o en neurología adulta, poco a poco me fui formando en diferentes métodos de intervención pediátrica, así descubrí la Integración Sensorial, y con los pocos conocimientos que tenía, mi compañera y yo nos lanzamos a la práctica profesional, ofertando un servicio de terapia ocupacional pediátrica a domicilio. Cincuenta copias en blanco y negro de un folleto explicativo de la T.O. y nuestros servicios, hicieron que nos topáramos con los primeros niños para evaluar e intervenir. El primer autismo, el primer déficit de atención, y todos los que llegaron posteriormente hicieron que nos diésemos cuenta de la necesidad asistencial que esta población tenía.

Liándonos la manta a la cabeza, decidimos emplear el dinero que gastábamos en gasolina en crear un centro de terapia infantil. Con la ayuda de un amigo electricista, un familiar fontanero y los varios típicos manitas de la familia, nace el CTI RETOS, un proyecto que en la actualidad dirijo sólo y que a parte de ofrecer los servicios de Terapia Ocupacional a la población infantil con problemas en su desarrollo, intenta dar una visión lo más completa y posible de nuestra disciplina, nuestras funciones…en definitiva, promocionar la Terapia Ocupacional desde la práctica clínica.
En la actualidad formas parte de la Asociación Española de Integración Sensorial. ¿Cuál es la situación de esta especialidad en nuestro contexto?

Considero a esta Teoría como poco valorada, incluso desconocida, dentro de la Terapia Ocupacional en España. La Teoría que explica el comportamiento humano en relación a los sistemas sensoriales nace de una Terapeuta Ocupacional, está enmarcada dentro de las Neurociencias, y que su conocimiento da al Terapeuta Ocupacional tantas herramientas a la hora de desarrollar la práctica clínica, que opino que debería de ser más conocida y reconocida por todo el colectivo, como ocurre en muchos otros países, independientemente del campo en el que nos movamos.

En la actualidad, aquí en España, existen bastantes TT.OO. aplicando este modelo teórico en sus tratamientos, y vamos a más. Desde el pasado año la AEIS (Asociación Española de Integración Sensorial) ha crecido en socios más del doble que en todos sus años de funcionamiento. Las Clínicas de Terapia Ocupacional Pediátrica van en aumento y se están convirtiendo en puntos de referencia clave para las familias con hijos con dificultades en su desarrollo; Barcelona, Madrid, Valencia, Granollers, Oviedo, Vitoria, Granada, Zaragoza entre otras, están obteniendo resultados muy satisfactorios en sus tratamientos.

¿Cuáles son los retos de futuro de la integración sensorial?

En mi opinión, el gran reto de la Integración Sensorial es conseguir el reconocimiento que merece dentro de la comunidad científica, y para ello se está trabajando a nivel internacional. Es cierto que el nivel de desarrollo de los profesionales varía mucho según el país, aquí en España, estamos empezando a consolidar la práctica clínica y tenemos que trabajar en muchas áreas como la formación, la literatura en castellano, la elaboración de estudios con evidencia científica, y un largo etc. Pero estamos en un momento de pura ebullición

Por otro lado, existen como no, los casos de intrusismo. La Integración Sensorial de Jean Ayres, no es tener columpios en la sala de tratamiento, ni elaborar largas listas de ejercicios repetitivos para que los padres trabajen con su hijo en casa… y es que a día de hoy, nacen de forma continua “métodos milagro”, en la que la palabra integración y/o sentidos o sensorial, aparecen de una forma u otra. Y esto no es así, la Integración Sensorial de Jean Ayres, debe ser aplicada por un Terapeuta Ocupacional reconocidamente formado, y es más, el Terapeuta Ocupacional formado en Integración Sensorial, está realizando Terapia Ocupacional, utilizando el enfoque de Integración Sensorial.

Por último, me gustaría dejar claro, que al igual que un padre, un maestro o un terapeuta ocupacional utiliza el refuerzo o el castigo, y eso no dice que se esté realizando una terapia cognitivo-conductual; un padre, un maestro, un psicólogo o un fisioterapeuta, pueden utilizar herramientas de la Teoría de Integración Sensorial, (como ofrecer al niño experiencias sensoriales) sin que ese hecho sea una sesión de Integración Sensorial.

Etiquetas: ,


Tu comentarios:
Feliciades AEXTO por la entrevista y como no a Alberto al que conocí como organizador de las jornadas de estudiantes que se celebraron en la Computense. Es un placer comprobar como otro terapeuta ocupacional se suma al campo de la pediatría desde la profesionalidad. Enhorabuena y ánimo para los nuevos retos y exigencias que seguro vendrán.

Nuria Máximo
 
Gracias Nuria. Alberto ha sido un estupendo y muy grato descubrimiento. Queda fichado!!
 
Las organizaciones necesitan personas con capacidad para sacar adelante proyectos participativos en los que participen el conjunto de los profesionales dejando al margen las ambiciones mas personalistas. Alberto encarna perfectamente este espíritu. Me gustaría preguntarle a Alberto cuales son sus planes si llega a convertirse en el nuevo presidente de AEIS.

Muchas gracias.

Pedro Durán
 
Hola, Qué grta sorpresa encontrar gente tan vinculada al mundo de la pediatría, a mí me gustaría en un futuro formarme en este campo. No sé si me podrías dar referencias sobre cursos, o máster... Si el Master de Atención Temprana está muy vinculado o no, por aquello de estar más enfocado a lo educativo...
Gracias

Enhorabuena por tu proyecto

Un saludo
 
Publicar un comentario

El enlace a este texto:

Crear un enlace



<< Vuelve atrás

This page is powered by Blogger. Isn't yours?